Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Aforismo

Críticas cinematográficas y análisis fílmicos
Cartel de 'Rompiendo las olas', de Lars von Trier.

Rompiendo las olas, una película de Lars von Trier

El nombre de Lars von Trier está ineluctablemente ligado al movimiento cinematográfico Dogma 95. Sin embargo, hasta ahora sólo ha cumplido los votos de castidad en una película, ‘Los idiotas’, y no se puede decir que ésta sea su obra más representativa. Al mismo tiempo que ideaba este decálogo subversivo con ayuda de su gran amigo Thomas Vinterberg, el director danés estaba sumergido en la realización de su, hasta el momento, filme más ambicioso: ‘Rompiendo las olas’.

En la génesis de ‘Rompiendo las olas’ concurren varias obsesiones de Von Trier. Por un lado está su deseo de juventud, de cuando estudiaba en la Escuela de Cine de Dinamarca, de rodar una película pornográfica o erótica, en su defecto. Por supuesto, no encontró respaldo para este proyecto, que sus compañeros tomaron, como no podía ser de otra forma, como una maliciosa broma del díscolo y petulante alumno. No obstante, ya por aquella época dirigió un cortometraje titulado ‘Menthe’ en el que se atisbaba esa fijación por el lado más perturbador del sexo. Su proverbial rebeldía se manifestaría, asimismo, en su primer largometraje, ‘Imágenes de una liberación’, Bess yace en el suelo en su transformación en mártir.una historia ambientada en la II Guerra Mundial en la que un oficial de la Wehrmacht sufría una suerte de catarsis o redención tras ser torturado. Esto, unido a la estética que cultivaba por aquel entonces, le valió no pocas acusaciones de nazismo. Es curioso, cuando menos, el hecho de que el patronímico ‘von’ se integrara en su nombre gracias a una ocurrencia de algunos de sus compañeros de la Escuela de Cine, que se habían formado esa imagen tan elata de él que le acercaba mucho a directores de la talla de Erich von Stroheim o Joseph von Sternberg. Lo cierto es que la madre de Lars era una militante comunista que educó a su hijo en los valores rojos, por lo que para él aparentar ese elitismo no era más que una manera de proclamar su independencia. Preciso es decir que Von Trier siempre se ha caracterizado por su afán de provocación y por su ironía.

Más importante aún que este deseo acariciado durante largo tiempo de rodar una película erótica es la influencia que dos obras en apariencia tan dispares como ‘Justine’, del marqués de Sade, y ‘Corazón de oro’, un cuento infantil danés que leyó en su infancia, ejercieron sobre él. En ambos casos, la protagonista era una joven inocente que renunciaba a todo por los demás, hasta el extremo de sufrir las sevicias más humillantes, como le ocurre Justine. Lars von Trier quería hablar de la bondad irracional y enfermiza de una mujer sacrificada y generosa que acaba convirtiéndose en un mártir. Es así como surgió en su mente la imagen primigenia de Bess. ‘Rompiendo las olas’ es la primera película de las tres que componen la llamada trilogía del ‘corazón de oro’. Las dos siguientes serían ‘Bailar en la oscuridad’ y ‘Dogville’. No hace falta ser un lince para ver las afinidades que hay entre Bess, Selma y Grace.

Lars von Trier empezó a escribir el guión tras el rodaje de ‘Europa’, en 1991. En esta ocasión no contó con Niels Vorsel, su mano derecha. En los primeros borradores del guión se planteaba la duda de si Bess obtenía placer de los turbios encuentros sexuales que mantenía a iniciativa de Jan, pero esta duda se desechó en la versión definitiva. Fue un acierto, porque el amor incondicional que siente Bess hacia Jan no podría entenderse sin la fidelidad que le profesa, aun cuando en su enajenación imagine que Jan está en los hombres con los que se acuesta. También fue un acierto incluir a Dodo, la cuñada de Bess, que es como su ángel de la guarda, su hermana y protectora –no es producto del azar que sea enfermera–.

La primera candidata para interpretar a Bess fue Helena Bonham Carter, pero a última hora, y luego de pensárselo mucho, decidió no aceptar el papel. La fuerte carga sexual del personaje le arredró. Así pues, una completa desconocida actriz inglesa, Emily Watson, se hizo con el papel. Fue su debut en la gran pantalla, pero viendo su actuación nadie diría que era inexperta. Cuesta imaginar que una actriz consagrada pudiera cuajar una interpretación tan soberbia. Como ocurre a menudo en el caso de las actrices, aquellos personajes considerados arriesgados por incluir desnudos son un trampolín para las intérpretes noveles.

Bess se resiste a separarse de Jan.Emily Watson cumple a la perfección con la idea de mártir que Von Trier tenía en la cabeza. Su personaje es bondadoso, cándido y desprendido a un tiempo. La inocencia de Bess es producto de un leve retraso mental –las deficiencias mentales volverían a estar presentes en su próxima película, ‘Los idiotas’; no en vano, al cineasta nórdico siempre le ha interesado el estado de anormalidad que conduce a la separación del grupo–. En la película se dice que estuvo internada en el hospital a causa de una crisis nerviosa provocada por la muerte de su hermano Sam. Su carácter ciclotímico le hacen pasar de la risa al llanto, como se ve en la secuencia en que Jan debe abandonarla para partir hacia la plataforma petrolífera. La frágil constitución de Bess está resaltada por la orografía agreste y escarpada de los valles escoceses de las islas Outer Hebrides, un emplazamiento ideal para esta historia de pasiones turbulentas.

La identidad y la alteridad son dos temas centrales en el discurso de Lars von Trier. Bess es una muchacha débil e inestable que padece frecuentes ataques nerviosos. Su retraso le convierte en un ser puro e inocente, incapaz de albergar malos pensamientos. Esto le hace ser distinta de los demás. Por su parte, Jan es un hombre que se introduce en una comunidad cerrada que desconfía de los forasteros como él. El filme arranca con los recelos de los curas ante la boda de Bess con un extranjero. El pueblo está marcado por la estricta Iglesia Libre Presbiteriana. La religión lo empapa todo, y la iglesia es el centro de la comunidad. El entorno es asfixiante para alguien que piensa o siente distinto. Dodo es el ángel guardián de Bess.Jan no consigue escapar de las miradas escrutadoras y penetrantes de sus vecinos, que desconfían de sus buenas intenciones. La misma Dodo, que, al igual que él, no es oriunda del pueblo, también le mira con suspicacia. Sin duda, este interés de Von Trier por los otusiders proviene de su infancia, cuando era un niño tímido y retraído con problemas de adaptación.

Bess es considerada por todos como una niña, de ahí que Dodo sea sobreprotectora con ella. Su madre, por el contrario, muestra hacia ella una frialdad inhumana que en su desenlace raya en la crueldad. Éstas son las devastadoras consecuencias de una fe inflexible que condena al Infierno a un alma impía, a la que en ocasiones ni siquiera se da sepultura.

Otra interesante cuestión que plantea Lars von Trier es si la inocencia y la bondad están necesariamente unidas a la locura o a una inteligencia subdesarrollada. A Bess la tildan de tonta. A fuer de repetírselo, ella misma se tiene por tal. ¿Acaso no se le llama tonto al que peca de bondad y listo al que se salta la ética para alcanzar el éxito? Por desgracia, vivimos en una sociedad teleológica donde prima el resultado final por encima de la deontología. Indudablemente, esto nos lleva al egoísmo, que es justo lo contrario de lo que practica la infortunada protagonista de ‘Rompiendo las olas’.

Emily Watson sabe cómo expresar esa ingenuidad tamizada de un punto de locura con cada uno de sus visajes. Donde mejor se aprecia el fanatismo religioso que ha mamado Bess de niña y que desemboca en su demencia es en las oraciones donde habla –literalmente– con Dios. Conmociona ver su rostro tenso y compungido durante estas ímpetras. Es como si estuviera poseída. Cada vez que habla Dios a través de su boca cierra los ojos y cambia la entonación de la voz. Impresiona, y más gracias al vaivén de la cámara y a la toma de diferentes ángulos. Esta conducta de Bess hace pensar que sufre un trastorno bipolar. ‘Rompiendo las olas’ es un pequeño tratado de psicología. Además de la citada escisión de la personalidad y de su acusado cuadro maniaco depresivo, Bess dirige una de sus plegarias a Dios.Bess también se autosugestiona para hacerse culpable del accidente de Jan. Éste es el punto de partida de su expiación y de su posterior redención –el mismo recorrido que sigue el protagonista de ‘Imágenes de una liberación’–, que viene acompañada del milagro. Como buen discípulo de Dreyer, la culpa y el pecado anidan en todas y cada una de las películas de Von Trier.

Stellan Skarsgard fue el encargado de dar vida a Jan. Tampoco era un papel sencillo, en parte porque más de la mitad del rodaje se lo pasó inmovilizado. Sus desnudos frontales dieron mucho trabajo a la censura de algunos países –no de Dinamarca, donde no existe–, en especial por lo inusual de mostrar un pene flácido. Su mirada sugiere esa picardía y travesura que le conecta con el espíritu infantil de Bess. Queda la duda –sembrar dudas y dejar cabos sueltos es distintivo de los buenos directores– de si la deleznable manipulación que emprende Jan sobre Bess es consecuencia de las múltiples operaciones que le realizan en el cerebro, o si, por el contrario, cae en esa sima de perversión y vileza por el dolor y la frustración que le produce su tetraplejia. La primera interpretación parece la más probable, habida cuenta de que en un momento dado deja escrito en un papel que su mente está enferma y corrompida. Ahora bien, no se le ve escribirlo, y teniendo en cuenta la presión que el doctor Richardson y Dodo ejercen sobre él para que renuncie a sus nefarios deseos y la dificultad de Jan para coger un bolígrafo, no sería de extrañar que fuera un plan orquestado por ellos para alejar a Bess de esa terrible vía de purificación. Lo que sí queda claro es que las conversaciones telefónicas de marcado acento sexual que mantienen tras producirse la separación son el preludio de las bajas pulsiones venéreas que Jan vuelca sobre la ingenua y entregada Bess.

Katrin Cartlidge interpretó a Dodo, la única persona que se preocupa realmente de la desvalida Bess. Sin ser consciente de ello, Dodo juega un papel importante en la paulatina degradación que sufre Jan, ya que, para animarle en su postración, le sugiere: “Ella hará cualquier cosa por ti”. Por si aún lo dudaba, entonces Jan se percata de que basta con que formule un deseo para que Bess lo satisfaga. Esto nos sirve para aprender que tener un dominio ilimitado sobre la voluntad del otro deviene crueldad y despotismo. Durante el rodaje, Lars von Trier se enamoró locamente de ella, y puede que lo pasara peor fuera del set que dentro. El director danés experimenta una transformación cada vez que rueda una película, hasta el punto de desvincularse completamente de su vida en familia. La boda de Bess despierta las suspicacias de la comunidad religiosa.Así las cosas, no es de extrañar que con más frecuencia de la deseable caiga rendido ante las gracias de las actrices que intervienen en sus filmes, como si de un moderno Alfred Hitchcock se tratara.

Del resto del reparto destacan Jean-Marc Barr, el Leo Kessler de ‘Europa’, y Udo Kier, actor fetiche de Von Trier. El primero encarna a Terry, el mejor amigo de Jan, mientras que el segundo interpreta al psicópata que vive en el barco anclado a poca distancia del puerto. Sus ásperas facciones le hacen apropiado para dar vida a estos personajes facinerosos.

Además de estos actores, en ‘Rompiendo las olas’ también hay otras presencias habituales en su filmografía. Su ayudante de dirección fue Morten Arnfred, que un año antes había trabajado codo con codo con él en la exitosa serie ‘El reino’. Por otra parte, la producción corrió a cargo del inefable Peter Aalbaek Jensen y de Vibeke Windelov, propietarios, junto con Von Trier, de la productora Zentropa, punta de lanza del cine en Dinamarca.

‘Rompiendo las olas’ está divido en siete capítulos y un epílogo. Su estructura narrativa es clásica, con un respeto escrupuloso por la linealidad temporal. Cada capítulo está encabezado por un título: ‘El matrimonio de Bess’, ‘La vida con Jan’, etc, al modo de una novela. Para cada uno de ellos se incluye una canción de los sesenta o setenta, que es la época en que transcurre la historia. De este modo podemos oír clásicos como ‘Suzanne’, de Leonard Cohen, o ‘Life on Mars’, de David Bowie –Von Trier tiene una querencia especial por el cantante inglés, como lo demuestra el hecho de que en los créditos finales de su última película, ‘Dogville’, introdujera ‘Young Americans’–. Como si se tratara de una portada, cada uno de estos capítulos se compone de un panorama de las costas escocesas creado digitalmente. Estos planos son casi los únicos rodados con cámara fija. El resto de la película –y en esto se parece al Dogma– se rodó con una cámara al hombro de 35 mm. Bess y Jan en sus momentos de felicidad.De esta manera consigue transmitir el vértigo y la sinuosidad de los parajes agrestes y de las emociones torrenciales. También, y no menos importante, ayuda a dotar al filme de una calidad documental. A este efecto se añadió grano digitalizado a las imágenes en posproducción para huir de la pulcritud característica de los melodramas hollywoodienses. Von Trier quería, por encima de todo, que fuese una película visceral que nos acercara a la cruda realidad. A pesar de tener frecuentes discusiones motivadas por el uso del plano fijo, la labor del director de fotografía, Robby Müller, fue excepcional. El cineasta danés contó con él debido a que le gustaba el trabajo que había realizado para directores como Wim Wenders y Jim Jarmusch, y volvería a reclamar sus servicios para rodar ‘Bailar en la oscuridad’.

Pese a seguir una estructura clásica, ‘Rompiendo las olas’ es una película que rompe con innumerables convenciones cinematográficas –no podía ser de otra manera, viniendo de un director iconoclasta–. En muchas secuencias hay saltos del eje y Emily Watson mira directamente a la cámara en más de una ocasión, algo que escandalizaría a cualquier realizador del Hollywood de los grandes estudios.

‘Rompiendo las olas’ se presentó a concurso en la Sección Oficial del Festival de Cannes de 1996. Lars von Trier, haciendo honor a su proverbial arrogancia, advirtió que todo lo que no fuese ganar la Palma de Oro sería una decepción. Al final se tuvo que conformar con el Gran Premio del Jurado, pero para todos los que la hemos visto es la mejor película, no ya de ese año, sino de la década. Y qué decir de las campanas...

subir

Óscar Bartolomé

Sobre El Parnasillo

Sobre El Parnasillo
El Parnasillo es una página cultural con un recorrido de más de 10 años donde podrás leer críticas cinematográficas y análisis fílmicos y de series de televisión.
Con el tiempo también fui dando cabida a otros géneros literarios como el relato, los aforismos y la poesía, hasta convertirse en la plataforma o revista multicultural que es hoy en día.
Ir Arriba