Solicitamos su permiso para obtener datos estad√≠sticos de su navegaci√≥n en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si contin√ļa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | M√°s informaci√≥n
Series de televisión
Póster de 'The Leftovers', serie de Damon Lindelof basada en la novela homónima de Tom Perrotta.

The Leftovers, crítica, explicación y opiniones de la serie de Damon Lindelof

‚ÄėThe Leftovers‚Äô ha puesto fin a su segunda temporada, y a la espera de que HBO confirme la tercera (cruzo los dedos), cosa que no resultar√° f√°cil dado sus bajos √≠ndices de audiencia, es un buen momento para analizar todo lo que nos ha deparado esta grand√≠sima serie. (*)

La Ascensi√≥n deja a toda la sociedad paralizada y rota de dolor, como a la desconsolada Nora Durst.Bajo una premisa fant√°stica (140 millones de personas, el 2% de la poblaci√≥n mundial, desaparece misteriosamente un 14 de octubre, lo que se conoce como ‚ÄėLa Ascensi√≥n‚Äô), ‚ÄėThe Leftovers‚Äô es, antes que una historia cult o postapocal√≠ptica, una narraci√≥n muy humana que explora la psicolog√≠a de unos personajes devastados por un acontecimiento inexplicable que desgarra dr√°sticamente sus fr√°giles existencias. Damon Lindelof, su creador, conocido por perge√Īar la popular ‚ÄėLost‚Äô, no trata en ning√ļn momento de explicarnos por qu√© ocurri√≥ algo tan ins√≥lito y dif√≠cil de aceptar; s√≥lo le interesa mostrarnos las consecuencias y las reacciones de una sociedad a la que le cuesta asumir la p√©rdida y que est√° en un duelo perpetuo y en conflicto permanente entre quienes quieren pasar p√°gina y rehacer sus vidas y quienes se empe√Īan en hacer recordar a los dem√°s la tragedia (la secta conocida como los Culpables Remanentes, caracterizada por la mudez de sus ac√≥litos, sus ropajes blancos y el nada saludable h√°bito de fumar). Lindelof siembra la duda en nosotros y nos deja estupefactos ante el colosal impacto del evento, y a partir de ah√≠, al igual que sus desnortados personajes, entramos en estado de shock y vamos dando tumbos al son de la el√≠ptica narrativa. Creo que esto es un acierto, dejar espacios en blanco a la imaginaci√≥n del espectador, no resolver todos los misterios de buenas a primeras (el tema que suena en los cr√©ditos iniciales de la segunda temporada se titula, no en balde, ‚ÄėLet The Mystery Be‚Äô, de Iris DeMent). De este modo tambi√©n se acrecienta el suspense y el gui√≥n se vuelve imprevisible, y es que en ‚ÄėThe Letfovers‚Äô nunca puedes anticiparte a los acontecimientos, no sabes c√≥mo reaccionar√°n los personajes, tan desvalidos y desamparados como nosotros, o qu√© cariz tomar√°n los hechos. Al mismo tiempo, los toques fant√°sticos ‚Äďmuy dosificados y comedidos‚Äď, sin caer en la ciencia ficci√≥n m√°s cl√°sica, logran una ambientaci√≥n muy on√≠rica, casi de pesadilla, acerc√°ndose al fascinante universo de David Lynch, entre lo grotesco y lo sobrenatural. En ese sentido, Mapleton y Jarden se parecen sobremanera a Twin Peaks (incluso hay unos gemelos un tanto c√≥micos y estrafalarios amigos de Jill). El punto de ebullici√≥n de este realismo m√°gico tiene lugar en el aclamado cap√≠tulo ‚ÄėInternational Assassin‚Äô, cuando Kevin Garvey se enfrenta a sus demonios personificados en la figura de Patti Levin, la l√≠der de los Culpables Remanentes que le hace la vida imposible incluso despu√©s de muerta, y con quien mantiene unos di√°logos donde se mezcla lo tr√°gico y lo c√≥mico, lo absurdo y lo metaf√≠sico, creando as√≠ una gran tensi√≥n dram√°tica.

El reverendo Matt Jamison tiene una fe indeclinable y conf√≠a en que en Jarden habr√° un milagro que despierte a su mujer.‚ÄėThe Leftovers‚Äô est√° basada en la novela hom√≥nima de Tom Perrotta, quien tambi√©n ejerce de guionista junto a Damon Lindelof. Cabe rese√Īar que s√≥lo la primera temporada se ci√Īe a la novela, y que es precisamente en la segunda, con guiones enteramente originales, donde la serie ha dado un gran salto de calidad, si bien desde el principio se movi√≥ en una l√≠nea de excelencia. En la direcci√≥n aparecen nombres egregios como el de Mimi Leder o Peter Berg.

Que ‚ÄėThe Leftovers‚Äô es misteriosa e imprevisible a partes iguales queda patente en secuencias antol√≥gicas y desconcertantes como el arranque del primer cap√≠tulo de la segunda temporada, ‚ÄėAxis Mundi‚Äô, el eje del mundo, una introducci√≥n prehist√≥rica donde tampoco faltan la muerte, los terremotos y las sorpresivas apariciones. La potencia dram√°tica de esta obertura, con el parto natural entre las rocas, el veneno de la serpiente y el beb√© es supina.

Otro acierto de ‚ÄėThe Leftovers‚Äô es consagrar cap√≠tulos enteros a narrar las cuitas y desventuras de cada uno de sus personajes: Kevin, Nora, Matt, Laurie, Megan, Tommy‚Ķ En especial, los cap√≠tulos dedicados al reverendo Matt Jamison y su mujer en coma Mary son excepcionales, en gran medida debido a la soberbia interpretaci√≥n de Christopher Eccleston. Su fe inquebrantable y su derroche de energ√≠a, a prueba de bombas, son contagiosas. Nadie como √©l cree en ese Milagro que se dice que alberga Jarden, Texas, el √ļnico pueblo inc√≥lume a la Ascensi√≥n (el Ed√©n), y centro de peregrinaje de turistas, curiosos y de una caterva de individuos de baja ralea que aguardan su ocasi√≥n de acceder a la feliz poblaci√≥n en la Reserva Natural Miracle, convertida a la postre en una suerte de Sodoma y Gomorra. La supercher√≠a en torno a Jarden es tal que ni siquiera faltan un quiromante y un estilita.

Kevin Garvey (Justin Theroux) vive atormentado por la presencia fantasmag√≥rica de Patti Levin, la l√≠der de los Culpables Remanentes.Aunque, como he dicho, ‚ÄėThe Leftovers‚Äô es una trama coral donde se nos ofrecen diferentes puntos de vista, en ocasiones incluso los mismos hechos vistos y contados por distintos personajes en una simultaneidad que tambi√©n abunda en esa impronta fe√©rica, el protagonista es el jefe de polic√≠a Kevin Garvey, interpretado por Justin Theroux, ahora en el candelero por su boda con Jennifer Aniston. Da la casualidad de que Justin Theroux se dio a conocer al gran p√ļblico de la mano de David Lynch en la conspicua ‚ÄėMulholland Drive‚Äô, y m√°s tarde le pudimos ver en series como ‚ÄėA dos metros bajo tierra‚Äô. Su interpretaci√≥n es sobresaliente, en especial su cara de desconcierto ante los extra√Īos sucesos que le sobrevienen, su sonambulismo suicida y las apariciones que le acosan.

A Justin Theroux le acompa√Īan otros actores como Carrie Coon, en el papel de la desconsolada Nora Durst, Amy Brenneman (Laurie), Liv Tyler (la indescifrable Megan) y Ann Dowd, quien merece una menci√≥n especial por su interpretaci√≥n de la c√°ustica y desquiciante Patti Levin en esta segunda temporada. Juntos forman una pareja de lo m√°s extra√Īa. Los Murphy, vecinos de los Garvey en Jarden, contribuyen lo suyo a enturbiar ese ambiente ya bastante tenso y crispado, y m√°s tras la desaparici√≥n de su hija Evie en la que Kevin est√°, sin pretenderlo, involucrado (una vez m√°s, las huellas dactilares).

Laurie y Tom se proponen liberar a los Culpables Remanentes de la secta, pero no les sale bien.Algo que me fascina de ‚ÄėThe Leftovers‚Äô son los peque√Īos detalles en forma de sospechoso pastel de bienvenida que cambia de manos sin saber en cu√°les acabar√°, el estridente canto del grillo que vuelve loco a John Murphy ‚Äď¬Ņalguno de vosotros pens√≥ en la mosca de Walter White?‚Äď o los p√°jaros enterrados en cajas de zapatos que contienen un marcado simbolismo y una no menos alambicada poes√≠a. Con eso y con todo, uno de los puntos fuertes de ‚ÄėThe Leftovers‚Äô es, qu√© duda cabe, su magn√≠fica banda sonora, donde destaca por derecho propio el compositor Max Richter, autor del tema que abre los cr√©ditos iniciales de la primera temporada. ‚ÄėThe Leftovers‚Äô no ser√≠a la serie que es, ni lograr√≠a el mismo efecto dram√°tico, sin el concurso de su escogida y selecta m√ļsica. Pero adem√°s de Max Richter, hay otras piezas musicales que suenan repetidas veces y que tambi√©n ayudan a crear esa atm√≥sfera inquietante y turbia: una versi√≥n para piano de la √≠nclita ‚ÄėWhere is my mind?‚Äô, de The Pixies, o√≠da en pel√≠culas tan variopintas como ‚ÄėEl club de la lucha‚Äô y ‚ÄėLas vidas posibles de Mr. Nobody‚Äô, y en series como la muy reciente ‚ÄėMr. Robot‚Äô, entre otras; la adaptaci√≥n para violonchelo que hizo Apocalyptica del ‚ÄėNothing Else Matters‚Äô de Metallica; ‚ÄėMagic‚Äô, de Olivia Newton-John; ‚ÄėLet Your Love Flow‚Äô, de The Bellamy Brothers; ‚ÄėNe me quitte pas‚Äô, en la voz de Nina Simone; o El coro de esclavos Va Pensiero de ‚ÄėNabucco‚Äô, de Verdi, que suena constantemente, de forma machacona, en el mencionado cap√≠tulo ‚ÄėInternational Assassin‚Äô, como en un bucle infinito: el despertar en la ba√Īera, el guardarropa, la televisi√≥n, el timbre y la visita inesperada. Y qu√© decir de la resurrecci√≥n auspiciada por un karaoke en forma de ruleta de la fortuna.

A quien no le desagraden las series de ritmo pausado y lento desarrollo, que se toman su tiempo para ser contadas y que resuelven menos interrogantes de los que plantean, encontrar√° en ‚ÄėThe Leftovers‚Äô una fuente de entretenimiento y fruici√≥n, y mucho, pero que mucho placer est√©tico.

*(Mientras escrib√≠a este an√°lisis HBO confirm√≥ que ‚ÄėThe Leftovers‚Äô tendr√° una tercera y √ļltima temporada. A veces los milagros ocurren.)

Banda sonora de Max Richter

Tags: The Letfovers, Damon Lindelof, Max Richter, Tom Perrotta, Justin Theroux, Kevin Garvey, Carrie Coon, Nora Durst, Christopher Ecclestone, Matt Jamison, Patti Levin, Culpables Remanentes, Jarden, Mapleton, David Lynch.

TAMBI√ČN TE PUEDE INTERESAR
Crítica de The Knick

Crítica de The Knick

Crítica de Breaking Bad

Crítica de Breaking Bad

Crítica de Banshee

Crítica de Banshee

subir

√ďscar Bartolom√©

Sobre El Parnasillo

Sobre El Parnasillo
El Parnasillo es una p√°gina cultural con un recorrido de m√°s de 10 a√Īos donde podr√°s leer cr√≠ticas cinematogr√°ficas y an√°lisis f√≠lmicos y de series de televisi√≥n.
Con el tiempo también fui dando cabida a otros géneros literarios como el relato, los aforismos y la poesía, hasta convertirse en la plataforma o revista multicultural que es hoy en día.
Ir Arriba