Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Aforismo

Música
Valo en la carátula de 'Deep Shadows and Brilliant Highlights'.

HIM [His Infernal Majesty], luces y sombras

Ahora que acaba de salir al mercado su sexto disco, 'Dark Light', es un buen momento para hacer un repaso por la biografía y la discografía de HIM, uno de los grupos señeros de la última década.

HIM es el acrónimo de His Infernal Majesty, banda finlandesa que se creó en el verano de 95 a iniciativa de Ville Hermanni Valo, líder indiscutible y alma de la formación. Aunque su nombre parezca un guiño a los Rolling, lo cierto es que Valo lo tomó prestado de una revista porno de los años 70. En el sex shop que su padre regentaba en Helsinki, el apolíneo cantante empezó Carátula de 'Love Metal', con el Heartagram en el centro.a pensar en un estilo de música alejado de los tópicos que tanto le hastiaban y que causaban furor a comienzos de los 90. Desde el principio tuvo claro quiénes iban a ser sus referentes: las guitarras vibrantes y enloquecedoras de Black Sabbath, la voz desgañitada y provocadora de Iggy Pop, la ambientación electrónica con tintes góticos de Depeche Mode y el romanticismo decadente de las películas de David Lynch. No tardó mucho en bautizar ese estilo con el nombre de Love Metal, que años más tarde usaría como título para uno de sus discos. Al mismo tiempo, y como si de una agencia de publicidad se tratase, ideó el logotipo que identificaría al grupo: el llamado Heartagram; una figura similar al pentagrama, con la única salvedad de que redondea dos puntas para crear la forma de un corazón en su interior. Su importancia es tal que, por sorprendente que pueda resultar, la página web de HIM no responde a estas siglas, como sería de esperar, sino al nombre de su enseña.

La gelidez del clima escandinavo iba a teñir las letras de sus canciones de un poso de melancolía. El amor turbulento y atormentado, las pasiones enfermizas y la muerte como principio y fin de la vida son los temas sobre los que versan sus canciones. Es fácil reconocer en sus letras la influencia de poetas y estetas de lo mórbido y profano como Edgar Allan Poe y Charles Baudelaire.

Como en Finlandia existe una gran tradición de grupos de metal gótico, tales como Charon o Entwine, ésa fue la primera clasificación que se le aplicó a HIM. Quizá su primer disco, 'Greatest Lovesongs Vol. 666', esté emparentado con ese estilo, pero sobre todo a partir de 'Deep Shadows and Brilliant Highlights' se puso de manifiesto que su registro sonoro era mucho más amplio. HIM es una miscelánea en la que tienen cabida el rock, el glam, el metal y el pop, todo ello combinado en un sonido perfectamente reconocible. En opinión de Valo:

Más que rock gótico es pura melancolía finlandesa. Los finlandeses escuchamos habitualmente música triste, la música triste nos hace felices. Es algo natural y a mí siempre me han gustado las canciones bonitas y melancólicas.

Nadie mejor que él para definir la línea que marca en sus discos:

Me gustaría que mis letras fueran consideradas como una versión abreviada de 'Lo que el viento se llevó'. Son canciones abiertamente románticas al estilo de las de Andrew Eldritch (líder de Sisters Of Mercy) y William Blake.

La mención a la legendaria película de Víctor Fleming no es baladí, pues una de sus canciones más etéreas lleva por título 'Gone with the Sin'.

HIM se compone de cinco miembros. Valo pone la voz y compone las letras, además de atender a la prensa. Por su belleza y carisma, él es la imagen del grupo. Basta con ver las portadas de sus primeros discos para comprobarlo. En ellos aparece maquillado de blanco, con sus guedejas enmarañadas acariciando su frente, una mirada aviesa y provocativa, a la par que desafiante, y el torso desnudo. Los cinco componentes de HIM, con Valo en primer término.Casi siempre le acompaña un cigarrillo, del que no se desprende ni en los conciertos. Su pose siempre es glamourosa, aunque nimbada, eso sí, de un tenebrismo que recuerda a los cuadros de ángeles que pintaba Caravaggio. No en vano, el Cielo y el Infierno están presentes en sus composiciones. Lo que más llama la atención de Valo –aparte de su privilegiado físico, que arrebata a las mujeres– es el timbre de su voz, que se modula con igual facilidad para los graves que para los agudos, logrando espectaculares transiciones entre el suave roce de un felino, una resonancia cavernosa y los aullidos de un licántropo. Fuerza la voz hasta el falsete como Thom Yorke y Matthew Bellamy, un efecto que me gusta especialmente. El resto de miembros son el orondo batería Gas, que tanto contrasta con el cuerpo filiforme y tenuemente andrógino de Valo; el guitarrista Linde, más enteco aún que éste y con unas rastas que recuerdan a las de un primerizo Dexter Holland; el garrido y desaseado bajista Mige; y Burton en los teclados, emulando a Martin Gore.

El primer disco de HIM vio la luz en el año 98 y, por su título, ponía de relieve en qué onda se movía el grupo. 'Greatest Lovesongs Vol. 666' sugería, de entrada, una alusión al número de la Bestia, pero HIM, al contrario que Marilyn Manson, Portada de 'Greatest Lovesongs Vol. 666'.nada tiene que ver con el Satanismo ni con ilustres apóstoles de este culto como Anton LaVey. Lo que sí se podía colegir era una notoria obsesión por la iconografía cristiana de ángeles y demonios como summum del amor envuelto en llamas y cómplice de la muerte.

El álbum arranca con una canción trepidante: 'Your Sweet 666', canción que, con el tiempo, se convertiría en uno de los himnos del grupo. Lo tiene todo para ser considerada un clásico y un epítome de la música que hace HIM: guitarras electrizantes, ambientación gótica y, por encima de todo, una voz que tan pronto es cálida y susurrante como, de rondón, se torna dura y áspera; una voz como nunca antes se había oído. Era un derroche de sensualidad, pero no de una sensualidad inocua, sino inicua, como el canto de una sirena. La potente voz de Valo guardaba un parecido razonable con la de Dave Gahan, especialmente en los graves, y con la de David Bowie e Iggy Pop, en tensar al límite las cuerdas vocales. Que Valo admira a Depeche Mode no es ningún secreto; de hecho, tiene una versión muy estimable de una de sus canciones más alabadas: 'Enjoy the Silence'.

Y si hablamos de versiones, es poco menos que inevitable citar la que le dio la fama. Me refiero a 'Wicked Game', de Chris Isaak, una canción con la que Valo se siente muy identificado. Conviene recordar que este tema se incluye en la banda sonora de 'Corazón Salvaje', de David Lynch, película que a buen seguro está entre las favoritas del cantante. La versión de HIM de 'Wicked Game' –se trata de una pista de 'Greatest Lovesong Vol. 666'– es, como cabe esperar, más guitarrera que la original, pero con un respeto escrupuloso, casi sacramental cabría decir, por su esencia.

Ninguna canción de este disco tiene desperdicio, pero yo destacaría 'The Heartless', 'For You', 'When Love and Death Embrace' y 'Don't Fear The Reaper'. Todas ellas tienen en común la presencia de coros femeninos y, La iconografía cristiana subyace en el fondo de las canciones de HIM.en el caso de esta última –otra versión, en este caso de Donald Roeser y Sandy Pearlmann–, la voz de June Hyde se sobrepone o se solapa, según el momento, con la de Valo, creando así un conjunto muy armónico.

A lo largo del tiempo HIM ha evolucionado, dejando atrás el aire más independiente y el metal más astringente, para llegar a más público. Pienso que es un paso lógico para cualquier grupo que desee hacerse grande y, no nos engañemos, la gloria eterna está detrás de las ambiciones de todo cantante. Para llevar una vida de recogimiento hay otras profesiones más aptas, como la de monje, pero la vida de cantante suele ser una vida de excesos, y los excesos se sustentan en la fama y el dinero. Me pueden llamar taimado, pero si me dicen que tal banda prefiere moverse por círculos reducidos y minoritarios antes que venderse a los grandes sellos discográficos, inevitablemente pensaré que si no se ha vendido es porque no ha encontrado quien le compre. Por su barroquismo, nunca después igualado, éste es el disco que más me gusta, sin despreciar por ello sus posteriores trabajos.

'Greatest Lovesongs Vol. 666' fue un gran lanzamiento que les abrió muchas puertas. El nombre de HIM empezó a sonar con fuerza no sólo en su país de origen, sino también en Alemania, donde siempre les han dispensado una gran acogida –no hay que olvidar que todos sus discos, exceptuando el último, están producidos por BMG–. Sin embargo, no fue hasta su segundo álbum, 'Razorblade Romance', que se hizo un hueco en las emisoras y en las tiendas de discos de toda Europa. Asimismo, en ese momento fue cuando tuve noticia de HIM por primera vez.

Lo primero que destaca de este trabajo es su portada, con Valo posando cual estatua de mármol sobre un fondo rosa, un color que chirriaría a cualquier purista del metal. La inolvidable carátula de 'Razorblade Romance'.El grupo mostraba su vertiente más glam, pues al provocador frotman no le faltaba ni el abrigo de plumas ni la aureola.

'Razorblade Romance', publicado en 2000, incorpora de nuevo las dos canciones que le dieron prestigio: 'Your Sweet 666' y 'Wicked Game', con ligeras variaciones. El resto rayan también a un altísimo nivel. Las hay contundentes y abrasadoras como 'Right Here in My Arms' y 'Razorblade Kiss', sugerentes y tentadoras como 'Poison Girl' y 'Bury Me Deep Inside Your Heart' y suaves y tiernas como 'Gone with the Sin' y 'Heaven Tonight'. Empero, el primer gran éxito les llegó gracias al tercer tema: ‘Join Me in Death’, sin duda la canción más conocida del grupo finlandés.

En algunos países, entre los que no se cuenta España, se publicó una edición especial de ‘Razorblade Romance’ con un cedé añadido de caras B. En él podían escucharse temas como ‘Sigillum Diaboli’, ‘The 9th Circle’ y ‘Dark Secret Love’, tocada en colaboración con 69 Eyes. Lo inexplicable es que estas canciones de presumible inferior calidad en realidad no son peores que las otras.

Me atrevería a decir que éste es el disco más completo de HIM, y puede que incluso sea el que mejor exprese su concepto de música. En cierto modo, es una continuación del anterior, pues no se aprecia merma alguna en la intensidad de su sonido. Sin embargo, sí se observa un inconformismo que les impedía estancarse en esta fórmula. Como les ocurre a todos los buenos grupos, HIM necesitaba explorar nuevos horizontes.

Así pues, en este contexto de experimentación apareció, anunciado con pompa y boato, 'Deep Shadows and Brilliant Highlights'. Sólo había transcurrido un año desde la publicación de 'Razorblade Romance', un tiempo que se me antojaba escaso. Mi interés por HIM era creciente después de haber escuchado sus dos primeros discos y, a pesar de mis recelos, acogí su nuevo álbum con gran entusiasmo. Ville Valo sostiene el micrófono en un concierto.Las primeras audiciones me dejaron una grata impresión, aunque luego me provocó un deje de hastío. No obstante, he notado que gana con los años, y cada vez que lo escucho vuelvo a sentir satisfacción. Ahora no me cabe duda de que es una obra perdurable, auque al principio me costara aceptar que el sonido de HIM había perdido parte de su aspereza en beneficio de ritmos más poperos. A otro nivel, era un cambio parecido al de Metallica cuando sacó el 'Black Album' y, unos años más tarde, el 'Load'. No faltaron los fans descerebrados que apostataron del grupo quemando sus discos. Allá cada cual con lo que hace con sus bienes.

El single de promoción fue 'Pretending', una canción con estribillo pegadizo que le valió el número uno en muchas listas, incluso en España. Luego vinieron 'In Joy and Sorrow', que es una de las mejores del disco, y 'Heartache Every Moment', que peca de convencional. A mi modo de ver, las más notables son 'Close to the Flame', que me evoca agradables recuerdos, y 'Beautiful', ambas con gran presencia de teclados. Se echaba de ver que HIM ya no era el mismo grupo que al principio, pero seguía deleitándome en su búsqueda de identidad.

Las guitarras, que habían perdido fuerza en 'Deep Shadows and Brilliant Highlights', volvieron por sus fueros en 'Love Metal', su siguiente disco. Corría el año 2003 y era imposible saber qué giro habrían tomado después del último volantazo. El single fue ‘The Funeral of Hearts’, una canción pausada y preciosista que poco tiene que ver con ‘Pretending’, si bien ambas comparten un sesgo comercial. Valo, una cara con ángel.Es un tema complejo, entreverado de cambios de ritmo –algo que HIM sabe hacer muy bien– y con omnipresencia de la voz de Valo, que se recrea más que nunca. También contiene los típicos riffs de guitarra que distorsionan el sonido y las reverberaciones que crean ambiente. Aunque la original tiene calidad suficiente, la versión acústica la supera con creces.

Hasta ahí todo iba a las mil maravillas, pero el resto del disco es muy irregular. Salvando ‘The Sacrament’, un tema dotado de gran ritmo y con una introducción con teclado casi tan brillante como la de ‘Join Me in Death’, y ‘Sweet Pandemonium’, con su batería demoledora, las demás canciones se dejan oír con agrado, pero no transmiten pasión. Era la primera vez que podía decir que HIM había defraudado mis expectativas.

Nada bueno hacía presagiar que sólo un año más tarde sacaran un recopilatorio: ‘And Love Said No: The Greatest Hits 1997-2004’. La selección de temas es bastante acertada, pero lo más destacable de este disco es que, por lo menos, incluía dos canciones inéditas. Una de ellas es ‘Solitary Man’, una versión de Neil Diamond, y la otra se titula igual que el álbum: ‘And Love Said No’. Esta canción me devolvió la esperanza de recuperar al mejor HIM. Es apasionada, potente y atractiva. Eso quería decir que no se habían abandonado a lecho de espinas del éxito y que seguían fraguando algo nuevo.

Así llegamos a ‘Dark Light’, su último disco, que acaba de salir a la venta. Una de las diferencias que presenta con relación a los anteriores es que está producido por Warner, pues ahora HIM tiene puestas sus miras en el mercado norteamericano, donde son casi unos desconocidos. También destaca su colaboración con Tim Palmer, emblemático productor y mezclador que ha trabajado con grupos de la talla de U2 y Robert Plant. Por si fuera poco, Valo se ha cortado el pelo, en un cambio de imagen radical.

Con estos mimbres, era casi inevitable que saliera algo novedoso, para bien o para mal. Por suerte, ha sido para bien. ‘Dark Light’ es un álbum hermoso, vibrante y melódico; en definitiva, admirable. Reúne todas las características que han hecho de HIM unas estrellas del rock. Portada de 'Dark Light'.Valo está tan satisfecho del resultado que asegura que “es el ideal que siempre deseé para nosotros, nos vamos acercando a él”. Con toda seguridad, pronto dejarán de ser ellos los que hagan versiones de otras bandas para ser versioneados.

El primer single es ‘Rip Out the Wings of a Butterfly’, una canción ágil y dinámica, similar a ‘Pretending’, aunque más umbría. Es difícil decantarse por unas canciones y obviar otras, ya que todas son muy buenas. Aun así, sobresalen ‘Vampire Heart’, ‘Killing Loneliness’, ‘Dark Light’, ‘Drunk on Shadows’ y ‘Play Dead’. Todas tienen sutiles cambios de ritmo, en especial la primera de ellas, y acordes de piano y teclado que ahondan en ese clima romántico y tenebrista que es la esencia de HIM. Las guitarras están perfectamente integradas con la batería y con la voz de Valo, siempre sugerente y emocional. Se percibe que han tenido muy presente la música de Angelo Badalamenti en las composiciones. El apuesto cantante lo ha definido como:

Es salvaje, surrealista, es raro, es David Lynch, es Tim Burton, pero todo interpretado al estilo AC/DC. Puedes mover las caderas, sacudir la cabeza, y dejar que la guitarra suene.

Si a eso añadimos que valo significa luz en finés y que la palabra oscuro traducida literalmente a ese idioma significa el salvaje, tendremos una ecuación con dos incógnitas cuyo resultado es David Lynch.

Videoclip de 'Join me in death'

Tags: HIM, His Infernal Majesty, Ville Valo, Heartagram, Razorblade Romance, Dark Light, Love Metal, Greatest Lovesong, Join Me In Death, Your Sweet 666, Wicked Game, David Lynch, Angelo Badalamenti.

subir

Óscar Bartolomé

Sobre El Parnasillo

Sobre El Parnasillo
El Parnasillo es una página cultural con un recorrido de más de 10 años donde podrás leer críticas cinematográficas y análisis fílmicos y de series de televisión.
Con el tiempo también fui dando cabida a otros géneros literarios como el relato, los aforismos y la poesía, hasta convertirse en la plataforma o revista multicultural que es hoy en día.
Ir Arriba