Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Críticas cinematográficas y análisis fílmicos
Cartel de 'El Camino: Una película de Breaking Bad', de Vince Gilligan para Netflix

El Camino: Una película de Breaking Bad (2019), crítica y análisis de la serie

Cuando me enteré de que Vince Gilligan planeaba rodar una película para Netflix sobre ‘Breaking Bad’, pese a ser un gran admirador de la serie, francamente, no recibí la noticia con mucho entusiasmo. Me dejó casi tan frío como Alaska.

Por un lado, hasta ahora las películas de Netflix, salvo contadas excepciones, son bastante malas; y por otro lado, no entiendo esa moda de estirar una serie exitosa en una película (y en el caso que nos ocupa, destinada a la televisión por cable). En ese sentido, ‘El Camino: Una película de Breaking Bad’ bien podría haberse llamado ‘La última frontera’ (siguiendo la narrativa de una matrícula de coche).

Ha habido muchos casos de series de televisión que han dado el salto a la gran pantalla, desde ‘Twin Peaks. Fuego camina conmigo’ hasta ‘Entourage (El séquito)’, y ninguna de ellas me pareció que justificara la incursión. El cine y las series se parecen, pero no comparten el mismo el lenguaje cinematográfico, la misma narrativa audiovisual. La mayor esperanza era que el director y guionista iba a ser el mismo Vince Gilligan; de ser otro, entonces no le habría dado ninguna oportunidad.La película 'El Camino' gira alrededor de Jesse Pinkman

Otro punto a favor era que el spin-off ‘Better Call Saul’, sobre el que también hubo dudas, ha funcionado extraordinariamente bien, hasta convertirse en un ente independiente de su progenitor, con la suficiente autonomía como para no acusarle recibo.

‘El Camino’ está pensado para lucimiento de Aaron Paul. Jesse Pinkman es el protagonista absoluto de la película. La acción transcurre justo donde acabó el último capítulo de ‘Breaking Bad’, con Jesse escapando de la masacre provocada por Walter White en el coche de Todd (un Chevrolet El Camino, de donde toma el nombre). Su interpretación es convincente, sin grandes alardes. Lo único que desentona son los kilos de más cogidos por el actor Jesse Plemons en este tiempo. 

🚗 Chevrolet El Camino

Con respecto al significado de "El Camino", como he dicho, era el nombre de una pick up compacta de tipo ranchera fabricada por General Motors entre los años 1959 y 1987. Las dos rayas rojas sobre un fondo negro que decoran el coche son las que luego se utilizaron en cartelería como póster promocional, así como en la portada de Netflix.

La relación de 'Breaking Bad' con vehículos emblema de su tiempo es de sobra conocida. Entre otros, destacan el Pontiac Aztek de 2004 que conduce Walter White, el Chevrolet Monte Carlo rojo de Jesse Pinkman o la caravana Fleetwood Bounder de 1986 transformada en improvisado laboratorio de metanfetamina.

El Camino también es, cómo no, una metáfora del destino de Jesse Pinkman, que encontrará por fin la libertad en el paisaje nevado de Alaska.Walter White aparece en un flashback de la película

Con todo, el principal interés de ‘El Camino: Una película de Breaking Bad’ era reencontrarnos con los paisajes y personajes de la serie, con Albuquerque y ese desierto que tan bien sirve para enterrar cadáveres. La mayoría de personajes, como no podía ser de otra manera, aparecen en flashbacks. Tal es el caso de Mike (Jonathan Banks) y del mismísimo Walter White (Bryan Cranston), las dos figuras paternas de Jesse, su ángel y su demonio, aunque la analepsis de Walter me parece que tiene poco peso en la trama y está un poco de relleno. A quien se echa de menos es a Saul Goodman, pero tampoco era cuestión de forzar la máquina. En narrativa, nada peor que la artificiosidad. También se dejan ver otros secundarios como Skinny Pete o Badger, los amigos de correrías de Jesse Pinkman, o Jane Margolis (Kristen Ritter), su difunta novia.

‘El Camino’ es un epílogo innecesario a una serie antológica que ya tenía un final satisfactorio, pero aunque no aporte nada nuevo al universo de ‘Breaking Bad’, lo cierto es que funciona bien como película.

La huida desesperada de Jesse Pinkman tiene el suficiente interés como para mantener la atención del espectador durante las dos horas de metraje; la fotografía está cuidada, los diálogos no carecen de chispa e ingenio y nos ha dejado algunas secuencias más que dignas, como la enfermiza relación entre Jesse y su secuestrador, o esa conversación absurda con el vendedor de aspiradoras interpretado por Robert Forster, recientemente fallecido. En ellas no falta ese humor negro tan característico de la serie, si bien nunca llega a ser tan corrosivo como en las primeras temporadas de ‘Breaking Bad’.

Tráiler de El Camino: Una película de Breaking Bad

Tags: El Camino, Breaking Bad, Jesse Pinkman, Aaron Paul, Walter White, Vince Gilligan.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Crítica de Breaking Bad

Crítica de Breaking Bad

Crítica de Better Call Saul

Crítica de Better Call Saul

Crítica de La Naranja Mecánica

Crítica de La Naranja Mecánica

subir

Óscar Bartolomé

Sobre El Parnasillo

Sobre El Parnasillo
El Parnasillo es una página cultural con un recorrido de más de 10 años donde podrás leer críticas cinematográficas y análisis fílmicos y de series de televisión.
Con el tiempo también fui dando cabida a otros géneros literarios como el relato, los aforismos y la poesía, hasta convertirse en la plataforma o revista multicultural que es hoy en día.
Ir Arriba