Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Series de televisión
Succession, crítica de la serie de la HBO sobre el imperio mediático de Logan Roy

Succession, crítica y opiniones de la serie de la HBO

Aunque había leído muy buenas críticas y reseñas de ‘Succession’ ya en su primera temporada, y más aún tras la segunda, recientemente emitida, y pese a encontrarme con su carátula todos los días al navegar por la interfaz de HBO, debo admitir, no sin cierto pesar, que me costó darle una oportunidad a esta magnífica serie.

No sé, tenía la impresión de que sería una especie de reboot moderno de ‘Dallas’ o ‘Dinastía’, con las típicas luchas de poder familiares un tanto caducas y aburridas. No podía estar más equivocado. Ahora, después de hacer prácticamente un binge-watching de sus dos temporadas, me doy cuenta de que debí haberla visto mucho antes, cuando se estrenó, pero ya sabéis lo que dicen, nunca es tarde si la dicha es buena, y aquí es buenísima.Roman Roy (Kieran Culkin), el más frívolo y procaz de los hermanos, se alía con Gerri para aspirar a suceder a su padre.

‘Succession’ es, más bien, como un ‘Wall Street’ renovado, un tratado o manual del alto ejecutivo que bebe de fuentes como ‘El arte de la guerra’, de Sun Tzu, y ‘Oráculo manual y arte de prudencia’, de Baltasar Gracián. Fondos de inversión, accionistas, OPAS hostiles, control de la opinión pública… No habrá paz para los capitalistas. En ese sentido, se la ha comparado mucho con ‘Juego de Tronos’, y es cierto que se le parece en las muchas tretas y añagazas, traiciones, puñaladas y tejemanejes de las altas esferas del poder.

Uno de esos pequeños detalles que me gusta de esta serie es la elección del título. No podía ser más apropiado. La palabra “succession” (sucesión, en inglés) contiene asimismo “success” (éxito). Sucesión y éxito, los dos ejes argumentales de la serie: la sucesión y el nombramiento del nuevo CEO (director ejecutivo) de la multinacional Waystar Royco, compañía creada y liderada por el despiadado y temido multimillonario Logan Roy, y el éxito que buscan sus tres hijos y sucesores en su intento por ocupar el trono (el cuarto, Connor, hijo de su primera mujer, vive en su mundo paralelo y se mantiene al margen).

🏙️ Parecidos razonables de Logan Roy

Salta la vista que el personaje de Logan Roy está inspirado en el megalómano William Randolph Hearts, magnate de la prensa famoso, entre otras cosas, por la opulencia de su mansión palacio Xanadú, y que a su vez inspiró la obra maestra de Orson Welles ‘Ciudadano Kane’.Logan Roy (Brian Cox), es el patriarca de la familia, CEO de la corporación Waystar Royco.

También presenta muchos puntos en común con Rupert Murdoch. El hecho de que el creador de la serie, Jesse Armstrong, eligiera un imperio mediático (con otras subdivisiones de ocio como los cruceros y los parques de atracciones), incluso en estos tiempos en los que triunfan los gigantes tecnológicos (como los tantas veces mencionados en la serie Zuckerberg y Jeff Bezos), es muy revelador.

¿Sabes cuál es mi cita favorita de Shakespeare? Coge el puto dinero” – Logan Roy

Siguiendo con las similitudes y analogías, Logan Roy, el patriarca del clan, se encuentra en la misma tesitura que ‘El Rey Lear’, obligado por su vejez y sus achaques a designar un sucesor de entre sus tres descendientes, a cual más inmoral y ladino. Que ‘Succession’ tiene un tono shakespeariano se manifiesta, no ya sólo en la ambición y en la avaricia de poder de todos los personajes implicados, sino también, y de forma más expresa, en varias citas, como durante la reunión con los Pierce en Tern Haven, donde vuelan los cuchillos. La única diferencia es que aquí los castillos y la Corte son los rascacielos de Manhattan y las mansiones en la campiña.

Al maquiavélico tiburón de las finanzas Logan Roy lo interpreta el actor escocés Brian Cox, que, curiosamente, también nació en Dundee. Es conocido, entre otras interpretaciones, por encarnar a Agamenón en la película ‘Troya’.

Logan se comporta como un tirano tanto con sus empleados como con sus hijos. Llega a ser como Abraham sacrificando a su hijo Isaac o como los emperadores incas. Si tiene que cortar cabezas, aunque sean las de su propia progenie, siempre tiene el hacha afilada.

🏙️ Los tres aspirantes al trono

Shiv (Sarah Snook) abandona su carrera política para meterse de lleno en la lucha por la sucesión.Es difícil quedarse con alguno de los tres aspirantes a la sucesión. La integridad y la ética brillan por su ausencia en todos ellos. No son personajes que de entrada caigan simpáticos o carismáticos, por más que los chascarrillos y las obscenidades de Roman a veces te saquen una carcajada. Son tres niños malcriados (“spoiled kids”, que dirían los angloparlantes) que hacen ostentación de lujo y poder. Ninguno ha tenido que luchar verdaderamente por algo, porque se lo han dado todo hecho gracias a su apellido.

Como buena asesora política, Shiv (Siobhan Roy, Sarah Snook) es quizá la más astuta y torticera. Aunque hasta última hora no había mostrado ningún interés por el negocio familiar, el ansia de poder y el guiño de su padre, que la ve como futurible a ocupar su puesto, hacen que se meta de lleno en la batalla por la sucesión. Incluso en sus relaciones sentimentales y maritales, con el bisoño y tontorrón Tom Wambsgans (Matthew Macfadyen), es déspota y manipuladora y está acostumbrada a imponer su voluntad. Proponerle una relación abierta el mismo día de su boda lo dice todo sobre ella y sus escrúpulos.

Roman (Romulus Roy, Kieran Culkin, hermano del ínclito Macaulay) es el típico diletante y vividor que jamás ha dado un palo al agua y que desprecia a todos los que no pertenecen a su estatus o posición social; en realidad, desprecia a todo el mundo, empezando por sí mismo. Es una caricatura. Nunca adopta un tono serio, siempre está de chanza. No sabe comportarse como un adulto. Es un niño con traje de Armani y corte de pelo de 100 dólares. Sólo respeta y teme a su padre, porque su bienestar y su futuro dependen de él. Sería impensable que alguien como Roman pudiera dirigir Waystar Royco, aunque cuenta con el apoyo de la veterana Gerri. La estrella de rock y la mujer topo.

🏙️ Kendall Roy, el antihéroe

Ken (Kendall Roy, Jeremy Strong) estaba llamado a ser el sucesor de su padre, pero el ictus que deja a Logan incapacitado y al borde a la muerte lo cambia todo para él. Después de traicionarle por partida doble, primero con la fallida moción de censura y luego con la OPA hostil (“el abrazo del oso”) auspiciada en colaboración con sus enconados enemigos Sally y Stewy, se ve condenado al ostracismo y al escarnio por parte de sus hermanos.

A pesar de esta deslealtad y de otros hechos poco honrosos como no pedir auxilio en el accidente de coche que le cuesta la vida al valet, en mi opinión Kendall es el único que manifiesta unos rasgos un poco humanos, precisamente por sus debilidades y adicciones. Ese rostro como aturdido o embobado y esa tartamudez e indeterminación que a veces le afloran reflejan su lucha interior. Aunque lo tenía todo para triunfar, está como gafado y es un claro ejemplo de que no siempre el poder y la riqueza traen la felicidad.

Kendall Roy (Jeremy Strong) admira y odia a su padre Logan.Si digo que Ken me parece el más humano de los tres (o cuatro) hermanos es por detalles como fregar el vaso de agua que le ofrece el padre del difunto camarero. Puede que lo hiciera en parte por los remordimientos, pero no me imagino ni a Shiv, ni a Connor y menos aún a Roman manchándose las manos de esa manera. También sale en defensa de Romulus cuando Logan le suelta un bofetón, aun cuando éste no hace más que incordiarle.

Y a pesar de querer matar a su padre (económica y simbólicamente, en el sentido de una castración freudiana), se nota que le admira y que le gustaría parecerse a él, tener su aplomo y sus agallas. Así no es de extrañar que, después de su humillación, Roman, el deslenguado e irreverente Roman, le llame eunuco.

En la segunda temporada Kendall experimenta un gran cambio. Parece que el dolor, el desgarro espiritual de sus fracasos profesional y amoroso, le hacen más duro, inteligente y agresivo. Pasa de estar en primera línea a mantenerse en la sombra, a la expectativa.

En el fondo de la historia de ‘Succession’ subyace esta moraleja: si infringes el orden natural de las cosas y acumulas mucho poder y riqueza, no puedes vivir tranquilo ni un solo minuto de tu vida y disfrutar del botín conseguido, porque siempre va a haber otros esperando la ocasión de arrebatártelo.

Las puyas, filípicas y diatribas varias están aseguradas entre los hermanos Roy, que apenas muestran compasión unos por otros, ni siquiera en los peores momentos, como en la caída en desgracia de Ken y en su adicción a las drogas. Y las reuniones familiares, claro está, son la ocasión ideal para soltar la lengua viperina; no digamos ya la boda de Shiv, una boda roja, aunque sin sangre.

Holly Hunter aparece en la segunda temporada de 'Succession' como Rhea Jarrell.Y por si no tuvieran suficiente los tres hermanos con sus guerras personales, se les suma Marcia (Hiam Abbas), la actual mujer de Logan, que ejerce una poderosa influencia en él. Su origen persa o iraní quizá no sea un detalle superfluo; es también una sátrapa.

Los inseparables Tom y el primo Greg Hirsch (Nicholas Braun) son el contrapunto cómico; aunque también están metidos en el fango, mueven a risa. Debido a su posición subordinada, al no ser familia directa, son los típicos peones que el jugador de ajedrez puede sacrificar para salvar al Rey. Greg, además, al ser un pariente lejano recién llegado por el olor a dinero, da bastante pena, y todos lo utilizan como sicario o correveidile.

El reparto de ‘Succession’ se completa con otros nombres ilustres de la pequeña y gran pantalla como James Cromwell (Ewan, el hermano moral del amoral Logan) y Holly Hunter (Rhea Jarrell, la CEO del grupo Pierce a la que Logan seduce).

🏙️ La banda sonora de 'Succession'

La banda sonora de ‘Succession’, compuesta por Nicholas Britell, subraya el carácter melodramático de la serie con la grandilocuencia de un viejo piano europeo, y la música de los créditos iniciales, galardonada con un Emmy, resulta obsesiva y adictiva.

¿Qué me falta, papá? No tienes instinto asesino – Logan Roy

Spoiler: El final de la segunda temporada de ‘Succession’ es antológico, digno de una tragedia griega. Ante la mirada atónita de todos, Kendall declara a los medios que su padre es culpable, y en su duro rictus, a pesar de la gravedad de las acusaciones, Logan esboza una sonrisa. Su hijo le ha matado. Su hijo por fin ha descubierto su instinto asesino y ahora sí está capacitado para liderar Waystar Royco y ocupar el trono.

Títulos de crédito de 'Succession'

Tags: Succession, HBO, crítica de la serie, segunda temporada, opiniones, resumen , Logan Roy, Kendall Roy, Shiv, Roman, Connor, música.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Crítica de Juego de Tronos

Crítica de Juego de Tronos

Crítica de Breaking Bad

Crítica de Breaking Bad

Crítica de The Affair

Crítica de The Affair

subir

Óscar Bartolomé

Sobre El Parnasillo

Sobre El Parnasillo
El Parnasillo es una página cultural con un recorrido de más de 10 años donde podrás leer críticas cinematográficas y análisis fílmicos y de series de televisión.
Con el tiempo también fui dando cabida a otros géneros literarios como el relato, los aforismos y la poesía, hasta convertirse en la plataforma o revista multicultural que es hoy en día.
Ir Arriba